Guía definitiva para beber barato en Nueva York

Por lo que sea, en los últimos meses ha habido un aumento considerable de amigos, primos de amigos, amigos de amigos, y cuñados de amigos de amigos, que han visitado o se han mudado a Nueva York. Y todos, en algún momento, me han hecho la misma pregunta ¿Dónde puedo beber barato?, seguida de ¿Por qué es todo tan caro?

Y es que, nosotros, acostumbrados a nuestras cañas de 2 euros y a nuestros cubatas de 4 euros, nos cuesta asimilar que en esta ciudad, donde vayas una cerveza te pueda costar 7 dólares, un vaso de vino, 12 y un cocktail, 14. Más propina.

original

Primero os diré que el problema es que en España estamos muy mal acostumbrados, y que lo nuestro tampoco es normal si lo comparamos con el resto del mundo. De hecho, en 2015, el precio medio de una cerveza comprada en Málaga, por ejemplo, era de $1,72, situándola en la cuarta ciudad con la cerveza más barata del mundo, mientras tanto, Nueva York se encontraba en el número 71 de la lista, con un precio medio de cerveza de $5.20 -para ver la lista completa Beer Price index-.

Y os preguntaréis ¿a qué se debe esto? ¿por qué resulta tan caro emborracharse en Nueva York? La respuesta simple podría ser que todo es más caro en Nueva York. Pero la razón por la que esto ocurre es un poco más compleja. El precio de los productos y servicios en esta ciudad se rige, entre otras cosas, por el precio del suelo. Cuánto más caro es vivir en un barrio, más altos son los alquileres de los locales, y mayor el precio al que tienen que vender para poder permitirse seguir abiertos.

Además, os diré que, en el caso del alcohol, los restaurantes y bares se enfrentan a un problema añadido. Conseguir una licencia para vender alcohol en Nueva York es bastante difícil y muy muy caro. Para que os hagáis una idea, una licencia para un bar en Lower East Side, por ejemplo, que paga un alquiler de 6.000 dólares al mes por 65 metros cuadrados de local, puede costar hasta 15.000 dólares (incluyendo el necesario coste de abogado para dicho trámite) –source-. Así que para que sea rentable tener un bar los precios tienen que ser altos.

Y ahora que ya entendéis porque es tan jodidamente cara esta ciudad os daré la buena noticia: Sí se puede beber barato en Nueva York!! Y yo, después de 4 años viviendo aquí he conseguido juntar un Top 5 de mis lugares favoritos para beber por muy poco, todos muy diferentes, con suerte con algo para todos los gustos. A disfrutar!!

Sigue leyendo

Lo mejor de lo mejor de Williamsburg: 20 restaurantes que no te puedes perder

No es ningún secreto que williamsburg es mi barrio favorito, y si hay algo que lo distingue es la variedad de lugares que tiene. He decidido reunir esta lista de lo mejor de lo mejor que puedes comer por ahí. Hay para todos los gustos y todos los bolsillos. ¡Que aproveche!

1. LA MEJOR PORCIÓN DE PIZZA: BEST PIZZA

¿Dónde? En 33 Havemeyer St

Y es que si llamas a tu pizzería ‘Best pizza’, ya puede ser buena.

¿Precio? $10

Best pizza (33 Havemeyer St)

Sigue leyendo

Williamsburg: Biergarten y Rosemary’s

Después de 3 meses aquí puedo decir que amo Williamsburg, barrio molón por excelencia. Siempre que voy descubro un local/restaurante/bar/tienda/mercadillo increíble. Nunca me decepciona. Y el sábado no fue menos, el bueno de Edu nos llevó a un bar alemán muy molón, el Radegast Hall & Biergarten. Es un warehouse (nave industrial de toda la vida) reconvertida en bar. Bar típicamente alemán  con sus mesas de madera macizas y muy largas y sus mil cervezas. Aunque para comer, el dúo dinámico, Burger + French fries, y algo que llaman chorizo y que es como un bratwurst con pimentón, servido con chucrut. Mezclando culturas, claro.

Great Outdoor Dining-Radegast Hall Biergarten

Luego, para rematar la noche, estuvimos en Rosemary’s, famoso por sus vasos de corcho de litro, su jukebox, pero sobretodo por la camarera, una señora de unos 70 años de pelo rubio. Es un bareto de asientos de cuero y baño cutre, la meca de todo hipster (moderno, que dicen los españoles). Pero bueno, es barato y eso es bien.

rosemarys

Lo dicho, amo Williamsburg mucho.