Bienvenidos a la ciudad del miedo

Tras una década de agitación social, en los años que siguieron a 1970 la situación en Nueva York se agravó exponencialmente. La fuga de la clase media a los suburbios unido a una recesión económica en todo el país que golpeó muy duramente al sector industrial de Nueva York, dio lugar al mayor índice de criminalidad conocido en la ciudad.

Los grandes recortes en cuerpos de seguridad de la ciudad, un desempleo que superaba ya el 10%, el aumento del crimen y la crisis financiera se convirtieron en los temas dominantes de la década. En sólo cinco años, de 1969 a 1974, se perdieron más de 500.000 puestos de trabajo, lo que resultó en más de un millón de hogares que necesitaban depender del estado en 1975. Al mismo tiempo, los ataques sexuales y los robos se triplicaron, los robos de vehículos y los asaltos por delitos graves se duplicaron, y los homicidios en la ciudad pasaron de 681 a 1690 de un año a otro.

En el verano de 1975, los turistas que llegaban a la ciudad eran recibidos con este panfleto, titulado ‘Bienvenidos a la ciudad del miedo’, distribuidos por el Consejo de Seguridad Publica, y en contra de la opinión del entonces alcalde de Nueva York, Abe Beame.

Este siniestro folleto o guía de supervivencia enumeraba nueve consejos muy detallados para navegar por la ciudad, incluyendo no usar transportes públicos, no salir a la calle después de las 6 de la tarde o hospedarse solo en habitaciones que tuvieran fácil acceso a la escalera de incendios. Los nueve puntos culminaban con un ‘Buena Suerte’.

fearcitycomplete

El éxodo a los suburbios de la clase media-alta y el creciente aumento de incendios provocados también tuvieron gran repercusión en la ciudad. Los edificios abandonados salpicaban el paisaje, creando extensas áreas ausentes de vida en mitad de la isla.

Sigue leyendo

Anuncios