Nueva York contra Donald Trump

Hace tiempo que cambié el tono de este blog, decidí que no quería escribir artículos de opinión, quería contar historias. Y desde hace un tiempo ya sólo me dedico a contar anécdotas y curiosidades sobre la ciudad que me ha dado cobijo los últimos 4 años de mi vida.

Ahora bien, aunque sé que debería mantenerme al margen de posturas políticas –que eso hacen los buenos blogueros-, considero que muchos de mis lectores son inmigrantes o visitantes recurrentes de este país, y eso hace que me sienta obligada a dar mi opinión con motivo de los recientes resultados de las elecciones estadounidenses.

El miércoles -9 de Noviembre- Nueva York despertó atónita. Donald Trump sería el nuevo Presidente de Estados Unidos y nadie podía creerlo. Nadie a mi alrededor podía creer que lo impensable hubiera ocurrido. ”¡Qué vergüenza! ¡Hoy me avergüenzo de ser americano!” me decía un amigo de camino al aeropuerto. Nos íbamos a Houston, por trabajo. El país entero en una situación post-elección post-apocalíptica y yo me voy a Texas, el Estado republicano por excelencia, el día después de la victoria republicana en las urnas. No sabíamos lo que nos íbamos a encontrar.

Muchos neoyorquinos vivimos en la tranquilidad de este oasis de diversidad, ajenos a los problemas existentes en muchos de los Estados de este país. Problemas que puede que a la mayoría de españoles nos cuesten de entender. Porque para mí, esto no es un tema de izquierda o derecha, no tiene nada que ver con tener una ideología socialista o conservadora. Esto es un problema de principios. Hemos permitido que un individuo racista, misógino y xenófobo llegue al poder, y ahora vamos a sufrir las consecuencias. Y es que ¿cómo íbamos a pararlo? La libertad de expresión que él ahora condena es precisamente la que le ha permitido llevar su mensaje de odio por todo el país sin que nadie lo pare. En dos años de campaña Donald Trump no ha dejado títere con cabeza. Ha ofendido a mexicanos, musulmanes, chinos, afroamericanos, a hombres de negocios con fortunas mucho más grandes que la suya, a todo el género femenino, a prácticamente toda la prensa norteamericana, a la clase política en general, y a Barack Obama en particular. Y le hemos dejado. Nunca en la historia de la política norteamericana ha habido un candidato que haya dicho más mentiras, disfrazándolas de hechos. Se ha burlado de todo el mundo.

Y no me vengáis con que la alternativa era peor. Por mucho que no te guste Hillary Clinton, lo que Donald Trump hace y dice es muchísimo peor. Sólo hay que ver 5 minutos de cualquiera de los debates para darse cuenta. Además, yo no creo que su victoria haya sido el resultado de una oposición a Hillary Clinton. Sé que ella no es ninguna santa, pero también creo que la gente que ha votado a Trump, le ha votado porque querían votarle a él, no porque no quisieran votar a Hillary. Además, el voto popular lo ha ganado ella.

A pesar de todo, yo soy optimista, creo que en el fondo no está tan loco como parece. Quiero creer que Trump ha hecho de las elecciones su propio reality show, usando todas las tácticas posibles para ganar popularidad, pero que en el fondo no piensa todo lo que dice. Y también pienso que ni él mismo creía que iba a ganar. Y es que, el problema no es su victoria, el problema es que con su victoria ha despertado a una América dormida. Una América con muchísimo odio. Con su lenguaje racista, misógino y xenófobo, ha dado permiso a cada persona racista, misógina y xenófoba de este país ha hacer lo mismo que él. And that is not ok. Incita al odio. Y cada día se ven ejemplos de ello.

Puede que penséis que exagero. Puede que penséis que en verdad Donald Trump no va a tener tanto poder como pensamos. Pero es que eso no es lo importante. No me preocupa lo que Donald Trump pueda hacer como presidente, creo sinceramente que es un hombre que únicamente busca su propia gloria, y que no tiene verdaderas intenciones de llevar a cabo todos los absurdos que ha prometido. El problema no es él. -O no es sólo él-. El mayor problema es que se está rodeando de gente mucho peor que él. El vice-presidente, y el que ocuparía el cargo de presidente si a él le ocurriera algo, es Mike Pence, conocido por apoyar fuertes leyes en contra de la comunidad LGTBQ,   o por hacer comentarios misóginos. Para rematar, los últimos fichajes para el gabinete de Mr. Trump han sido Steve Bannon, un conocido supremacista blanco, que se ha declarado públicamente anti-semita en múltiples ocasiones y que ocupará el cargo de Consejero Presidencial. Y Jeff Sessions, que ya en 1986 fue rechazado como juez federal por sus ideas raciales, él será Fiscal General de los Estados Unidos.

Menudo pastel.

Lo único que me tranquiliza de todo esto es saber que, por suerte, yo vivo en Nueva York. Una ciudad que se construyó de la fuerza, el trabajo y el poder de la inmigración. Es la ciudad más diversa de los Estados Unidos, y hogar de la estatua que ilumina la bahía donde durante décadas han llegado personas sedientas de justicia, trabajo y libertad. En las últimas semanas he podido ver de primera mano como una ciudad entera se unía en contra de la injusticia. Y me enorgullece decir que esta ciudad, Nueva York, encabeza la resistencia en contra de todo lo que este hombre representa.

Os dejo con unas palabras del alcalde de Nueva York, Bill di Blasio.

”Los neoyorquinos estaremos unidos. Los resultados de unas elecciones no cambian quiénes somos. Un único representante político no cambia quiénes somos. Una ley aprobada en Washington no cambia quiénes somos. Contamos con la fuerza de 8 millones y medio de personas. Y no vamos a cambiar. Somos Nueva York.”
-Mayor Di Blasio, 21 de noviembre de 2016


Hoy, más que nunca, amo ésta ciudad.

Sigue leyendo

Bienvenidos a la ciudad del miedo

Tras una década de agitación social, en los años que siguieron a 1970 la situación en Nueva York se agravó exponencialmente. La fuga de la clase media a los suburbios unido a una recesión económica en todo el país que golpeó muy duramente al sector industrial de Nueva York, dio lugar al mayor índice de criminalidad conocido en la ciudad.

Los grandes recortes en cuerpos de seguridad de la ciudad, un desempleo que superaba ya el 10%, el aumento del crimen y la crisis financiera se convirtieron en los temas dominantes de la década. En sólo cinco años, de 1969 a 1974, se perdieron más de 500.000 puestos de trabajo, lo que resultó en más de un millón de hogares que necesitaban depender del estado en 1975. Al mismo tiempo, los ataques sexuales y los robos se triplicaron, los robos de vehículos y los asaltos por delitos graves se duplicaron, y los homicidios en la ciudad pasaron de 681 a 1690 de un año a otro.

En el verano de 1975, los turistas que llegaban a la ciudad eran recibidos con este panfleto, titulado ‘Bienvenidos a la ciudad del miedo’, distribuidos por el Consejo de Seguridad Publica, y en contra de la opinión del entonces alcalde de Nueva York, Abe Beame.

Este siniestro folleto o guía de supervivencia enumeraba nueve consejos muy detallados para navegar por la ciudad, incluyendo no usar transportes públicos, no salir a la calle después de las 6 de la tarde o hospedarse solo en habitaciones que tuvieran fácil acceso a la escalera de incendios. Los nueve puntos culminaban con un ‘Buena Suerte’.

fearcitycomplete

El éxodo a los suburbios de la clase media-alta y el creciente aumento de incendios provocados también tuvieron gran repercusión en la ciudad. Los edificios abandonados salpicaban el paisaje, creando extensas áreas ausentes de vida en mitad de la isla.

Sigue leyendo

Siete modas gastronómicas que deben morir

Desde que llegué a esta ciudad he vivido el boom de los cronuts, los subidones de azúcar de gente recién salida de Black Tap y amigos que afirman que la ramen burger es el mejor invento desde la Coca-Cola.

Y tengo que deciros que NO ME CREO NADA. He probado casi todas estas modas y, aunque algunas son mejores que otras, he descubierto que la razón por la que estas cosas triunfan no es porque se esté re-inventando la gastronomía ni mucho menos. Lo que ocurre es que hay cuatro listos que han sabido aprovechar muy bien que vivimos en la jodida era de la comunicación.

Me explico. Para la mayoría de gente que disfruta de los manjares de esta lista la prioridad a la hora de elegir qué comer no es la calidad de lo que comen, ni tampoco el precio. Si no, la idea que gira entorno al pensamiento ”¡Qué fotaca más buena voy a echarle a esto que me voy a comer, 80 likes mínimo!”

Y aunque soy la primera que disfruta compartiendo lo que ingiero con el mundo, tengo que decir que no, basta ya! No os dejéis engañar por un bonito packaging y valorar lo que os metéis en el cuerpo -inserte aquí cita sobre lo importante que es la belleza interior-.

instagram-food-pictures-photos-meals-confession-ecards-someecards

Estas son las siete modas gastronómicas de los últimos cuatro años, hubieron muchas modas antes que éstas y habrán muchas después. Y siempre habrá gente que hará horas de cola por ellas, que para algo estamos en Nueva York!

1. El Cronut

Precio: 5,50 dólares (o los puedes pedir a domicilio por el módico precio de 100$)

Como su nombre indica el ‘cro-nut’ es, mitad croissant, mitad donut. Así de simple. Es básicamente un donut hecho con masa de croissant y frito en lugar de horneado, obra de la pastelería de Dominique Ansel. Empezó a venderse en mayo de 2013 y en seguida tuvo un éxito aplastante. En diciembre de ese año, la revista Time lo llamó uno de los “25 mejores descubrimientos del 2013”.

70500.adapt.768.1

Y pensaréis –menuda chorrada, un croissant redondo-. Bueno, pues durante el boom del cronut de 2013 -también conocido como cronutmanía– la histeria colectiva que giraba entorno a este dulce era tal, que la gente hacía hasta 10 horas de cola para probarlos, incluso se dice que existía un mercado negro de cronuts. Desde entonces hasta el día de hoy, todavía puedes encontrar cola delante del establecimiento cada mañana.

Sigue leyendo

Guía definitiva para beber barato en Nueva York

Por lo que sea, en los últimos meses ha habido un aumento considerable de amigos, primos de amigos, amigos de amigos, y cuñados de amigos de amigos, que han visitado o se han mudado a Nueva York. Y todos, en algún momento, me han hecho la misma pregunta ¿Dónde puedo beber barato?, seguida de ¿Por qué es todo tan caro?

Y es que, nosotros, acostumbrados a nuestras cañas de 2 euros y a nuestros cubatas de 4 euros, nos cuesta asimilar que en esta ciudad, donde vayas una cerveza te pueda costar 7 dólares, un vaso de vino, 12 y un cocktail, 14. Más propina.

original

Primero os diré que el problema es que en España estamos muy mal acostumbrados, y que lo nuestro tampoco es normal si lo comparamos con el resto del mundo. De hecho, en 2015, el precio medio de una cerveza comprada en Málaga, por ejemplo, era de $1,72, situándola en la cuarta ciudad con la cerveza más barata del mundo, mientras tanto, Nueva York se encontraba en el número 71 de la lista, con un precio medio de cerveza de $5.20 -para ver la lista completa Beer Price index-.

Y os preguntaréis ¿a qué se debe esto? ¿por qué resulta tan caro emborracharse en Nueva York? La respuesta simple podría ser que todo es más caro en Nueva York. Pero la razón por la que esto ocurre es un poco más compleja. El precio de los productos y servicios en esta ciudad se rige, entre otras cosas, por el precio del suelo. Cuánto más caro es vivir en un barrio, más altos son los alquileres de los locales, y mayor el precio al que tienen que vender para poder permitirse seguir abiertos.

Además, os diré que, en el caso del alcohol, los restaurantes y bares se enfrentan a un problema añadido. Conseguir una licencia para vender alcohol en Nueva York es bastante difícil y muy muy caro. Para que os hagáis una idea, una licencia para un bar en Lower East Side, por ejemplo, que paga un alquiler de 6.000 dólares al mes por 65 metros cuadrados de local, puede costar hasta 15.000 dólares (incluyendo el necesario coste de abogado para dicho trámite) –source-. Así que para que sea rentable tener un bar los precios tienen que ser altos.

Y ahora que ya entendéis porque es tan jodidamente cara esta ciudad os daré la buena noticia: Sí se puede beber barato en Nueva York!! Y yo, después de 4 años viviendo aquí he conseguido juntar un Top 5 de mis lugares favoritos para beber por muy poco, todos muy diferentes, con suerte con algo para todos los gustos. A disfrutar!!

Sigue leyendo

Un año de postales desde el otro lado del charco

Dear Data es la historia de dos mujeres en lados opuestos del Océano Atlántico, dos mujeres que a día de hoy sólo se han visto dos veces en persona, y que, sin a penas conocerse, decidieron mandarse una postal semanal durante un año. Y además no cualquier postal…

deardata

Cada semana, Giorgia Lupi, una mujer italiana que vive en Nueva York, y Stefanie Posavec, una mujer estadounidense que vive en Londres, fijan un tema, con el que analizan, sondean y miden determinado tipo de información acerca de sus vidas. Cosas aparentemente triviales, como la ropa que llevan diariamente, las veces que sus respectivas parejas les dicen que las quieren o los alimentos de cada comida.

Luego, al final de la semana, utilizaban esos datos para crear gráficos dibujados a mano que se convertirían en la parte delantera de la postal. Y en la parte trasera instrucciones para leer el gráfico y descodificar la información.

Sencillamente increíble.

Giorgia_DearData_31_Front

Giorgia_DearData_31_Back

Sigue leyendo

El adolescente de 14 años que vio nacer el Punk en los 70

Esta la historia de Paul Zone, un adolescente que con tan solo 14 años fue testigo del nacimiento de algunos de los mayores artistas punk de la historia. Pasó su adolescencia en los mejores garitos underground del Nueva York de los años 70, rodeándose de artistas, actores, drags y adictos. 

A mediados de la década de 1970 fue el momento en el que el glam murió y nació el punk rock, y Paul estuvo presente para esa celebración del choque entre el brillo y el grunge. En Junio del año pasado publicó un libro, donde muestra fotografías nunca vistas de esos años de su vida, aquí os traigo una pequeña muestra. 

Sylvain Sylvain, Johnny Thunders, and Jerry Nolan (New York Dolls) at Max’s, August 1973.

Sigue leyendo

La vida antes de Google

Hace no mucho, la Biblioteca pública de Nueva York encontró una caja que contenía tarjetones con preguntas que la gente hacía a la Biblioteca, datan de los años 40 a los 60. Por suerte para los curiosos y nostálgicos, las irán publicando (cada lunes) en su cuenta de Instagram, usando el hashtag #letmelibrarianthatforyou, y es que, en sus propias palabras, la Biblioteca Pública de Nueva York era Google antes de que Google existiera.

“Is this the place where I ask questions I can’t get answers to?”

– Phone question, September 13, 1947

Y como Neil Gaiman dijo una vez “Google can bring you back 100,000 answers, a librarian can bring you back the right one.[”Google puede darte 100.000 respuestas, un bibliotecario te da la correcta”]

nypl01

”Any statics received on the life span of the abandoned woman?” [”¿Alguna estadística en la esperanza de vida de las mujeres abandonadas?”]

Sigue leyendo

El Nueva York de ‘The Godfather’

Hoy, inspirada por la pelicula favorita de mi bloguero favorito, Jesus Terres, -aunque a él hay que considerarlo escritor, no bloguero- y gracias a mi explorador neoyorquino favorito, scoutingny. Os traigo las localizaciones en Nueva York de ‘El Padrino’. Para los que, como servidora, son devotos de ésta joyita del cine.

El 29 de Marzo de 1971, The Godfather, -considerada por muchos la mejor película de la historia-, comenzó su grabación contando con la ciudad de Nueva York como escenario.

La época representada en la película son en realidad los años 40, lo bueno es que en los 70, muchos de esos lugares del Nueva York de los años 40, aún existían. ¿Lo malo? Que hoy en día, después de más de 60 años desde esa época de mafia neoyorquina, poco se conserva.

Os traigo algunos de los lugares retratados en la película que a día de hoy aún son identificables, y que se pueden visitar. Cuidadín, que para aquellos que no hayan visto esta obra maestra del séptimo arte, analizo la película casi por completo, por lo que HAY SPOILERS.

Sigue leyendo

14 apps para sobrevivir en Nueva York

Que hayan salido 14, y no un múltiplo de 5 o de 10, me duele más a mí que a vosotros, creedme. Pero así es la vida.

1. Hopstop, para no ser el peor cogiendo el metro

Ya hice un post sobre esta increíble app hace un tiempo, básicamente te enseña las mejores rutas de metro. No sólo te dice las rutas más rápidas, si no que te indica cual será el próximo tren y si hay trenes con retraso o fuera de servicio.

HopStop_Transit_Directions_for_iPhone_on_the_App_Store_on_iTunes

Sigue leyendo

Como hacer sonreír a un conductor de metro de Nueva York

La felicidad de los trabajadores del servicio de transporte público de Nueva York para mí es una prioridad. Principalmente, porque voy en metro, como mínimo, 10 veces a la semana y me gusta tener contenta a la gente de la que mi vida depende.

Así que, en mi búsqueda incansable de maneras de hacerles feliz he encontrado está pareja de neoyorquinos que hicieron un experimento consiguiendo hacer sonreír a los conductores de metro de Nueva York. Nos lo cuentan en sencillos pasos.

Sigue leyendo

El Nueva York de Ayer y Hoy de Paul Sahner

Paul Sahner es un diseñador gráfico y el creador de NYC Grid, en su web superpone fotos de archivo antiguas de Nueva York con el mismo punto geográfico en la actualidad, los resultados son flipantes. Aquí os enseño una muestra de su trabajo, aunque os recomiendo entrar en su web, que las fotos son interactivas y tienen una pestaña en el centro que puedes mover de derecha a izquierda para descubrir ambas fotos.

1. Park Avenue and The Helmsley Building

(ca. 1942 & 2013)

Via nyc-grid.com

Sigue leyendo

10 costumbres españolas que aquí no valen

Empire-State-Building-Red-Yellow-lg

El problema de los españoles es que estamos muy acostumbrados a hacer lo que nos apetezca en cada momento, porque total, ¿qué es lo peor que nos puede pasar? ¿qué nos imputen por un caso de corrupción? Báh.

Lo malo es que luego viajamos por ahí y nos pensamos que ciertas cosas son normales, y no. Así que, para ayudar a la adaptación de ciudadanos europeos en el nuevo mundo, he hecho esta sencilla lista de 10 costumbres que son aceptables en España pero no en Nueva York.

1. Aquí se bebe en los bares.

Pues eso, que entras a un bar, pides una cerveza y te la bebes ahí, en el bar. De pie o sentado, pero dentro del bar, no en la calle. Que locura, ¿eh?

Ejemplo del punto 1

Ejemplo del punto 1

Sigue leyendo

20 cosas que no sabías sobre Nueva York

new_york_city_wallpaper_by_angelmaker666-d3boylj_large

Ahí va una confesión, me encantan las listas de curiosidades de mierda que a nadie le importan. Esos detalles súper específicos a los que jamás prestarías atención a no ser de que alguien, en algún blog random, los escribiera, numerara y publicara bajo un nombre atrayente como ‘X cosas que siempre quiso saber sobre -insertar cualquier cosa molona- y nunca se atrevió a preguntar’. (En realidad se trata de una treta para distraeros -y distraerme- del hecho de que en realidad escribo desde el sofá de casa de mis padres en España, y que aún me quedan 3 días para volver a la gran manzana.)

Pues eso, aquí van las  20 cosas que siempre quiso saber sobre Nueva York y nunca se atrevió a preguntar, a disfrutar.

1. El explorador holandés Peter Minuit compró la isla de Manhattan a la tribu de los Algonquin a cambio de baratijas y herramientas por valor de unos 24 dólares.

2. Nueva York se llamó en un primer momento New Amsterdam y fue fundada como puerto comercial por los holandeses.

Sigue leyendo